Buscar
Detalle de cocinas angulares Snaidero - Orange - foto 8

CUANTO ANTES LIMPIE, MEJOR

EL SECRETO ES LIMPIAR INMEDIATAMENTE

Se recomienda efectuar la limpieza con rapidez de cualquier parte de la cocina que se hubiera ensuciado. Dejar pasar el tiempo puede provocar que la suciedad se seque, lo que aumenta considerablemente el riesgo de halos, manchas y daños en la superficie. Se debe tener especial cuidado con las grasas de cocción y con las sustancias muy colorantes como el café, los refrescos de cola, el jugo de tomate, el vino, el vinagre, etc. Eliminar la suciedad es mucho más fácil si aún está fresca. Si no se hace así, se corre el riesgo de que algunos elementos, una vez secos y oxidados por efecto del oxígeno en la atmósfera (en especial, grasas y aceites de cocción) se endurezcan y se peguen con firmeza a las superficies de su cocina. En este caso, puede sentir deseos de usar productos y detergentes abrasivos, lo que se debe evitar por todos los medios, excepto en aquellas superficies en las que se recomienda expresamente (por ejemplo, sobre bloques de material sintético).

¿SUCIEDAD DIFÍCIL? ÉSTE ES NUESTRO MÉTODO

En nuestro laboratorio realizamos constantemente pruebas de limpieza sobre los componentes de las cocinas, con modalidades de limpieza que definimos “estándar”, y que se aplican a las superficies en laminado, laqueado y madera. En situaciones normales, se puede usar un detergente líquido, neutro y no abrasivo diluído en agua templada, aplicando con un paño absorbente suave. Se recomienda siempre secar las superficies tras el enjuague para evitar la formación de halos. En situaciones de superficies extremadamente sucias, se recomienda:

Tratar la suciedad difícil (grasa o antigua):

Aplicar sobre la suciedad una cantidad suficiente de detergente líquido concentrado usando un paño húmedo, blando y no abrasivo (paño absorbente). Este tratamiento con detergente se debe extender sobre toda la superficie. Para la suciedad especialmente grasa usamos, obteniendo siempre excelentes resultados, el detergente Nuevo Vim Universal (gel líquido con amoniaco).

Dejar actuar el detergente (es suficiente un minuto), con agua templada y un paño absorbente y agua templada toda la superficie y secar con un paño de algodón suave y limpio para impedir la formación de halos de cal.

En caso de que queden restos de suciedad, repetir la operación.

En general, los halos se deben a restos de suciedad que no han sido tratados con una cantidad suficiente de detergente, por lo que la grasa no se elimina en el posterior enjuague, sino que se extiende sobre la superficie tratada. Algunos tipos de halos pueden deberse a sustancias no grasas (como la cal presente en el agua) que no se disuelven con un producto como Vim líquido. En este caso, los mejores resultados se obtienen con un producto distinto y con vinagre blanco. No usar en ningún caso productos en polvo o abrasivos (excepto en los casos en que se solicite expresamente), estropajos abrasivos o herramientas con punta (en caso de que fuera necesario, usar cepillos de cerdas o herramientas de madera y plástico). Se desaconseja el uso de lejía, amoniaco y disolventes como la acetona o el alcohol (se debe evitar absolutamente el uso de soda cáustica y ácido muriático).

Es una buena norma probar los nuevos productos de limpieza en partes no visibles de la cocina, para evaluar su efecto. Si se usan productos o herramientas abrasivas (por ejemplo, detergentes en polvo o esponjas abrasivas), se corre el riesgo de opacar las superficies, además de eliminar o debilitar la película de protección y de quitar parte del diseño presente en la superficie.

PRODUCTO DETERGENTE NUEVO, ATENCIÓN A LA ETIQUETA

Evitar usar productos detergentes agresivos o corrosivos, disolventes y materiales abrasivos (si no se recomiendan especialmente en las instrucciones de productos especiales). Tener cuidado con el lugar en que se posan las tapas de los frascos o los trapos sucios con productos agresivos (por ejemplo productos antical, limpiadores para las placas de los quemadores, ácidos, etc.). Antes de usar productos de limpieza que no se conocen, conviene probarlos en una zona poco visible. Algunos detergentes contienen sustancias muy ácidas o básicas que, si bien por una parte facilitan las operaciones de limpieza sobre algunos materiales específicos, pueden dañar otros de distintas características. Antes de usarlos, leer las instrucciones del fabricante y evaluar sobre cuáles superficies se pueden usar.

Por ejemplo, no usar productos que contienen ácidos (productos antical, limpiadores para las placas de los quemadores, ácidos en sí) sobre superficies en laminado (encimeras) o ennoblecido (estructuras); ya que pueden restar brillo y color a las superficies, creando halones o manchas que después no se podrá eliminar. No olvidar que las encimeras en piedra natural, mármol o granito, más que a estos productos, son sensibles a los ataques del vinagre y del jugo de limón, y pueden mancharse por el efecto de vinos y aceites. Para los consumidores preocupados por el medio ambiente, en lugar de productos con contenido de cloro (por ejemplo, lejía a base de hipoclorito de sodio), se recomienda el uso de productos blanqueadores a base de oxígeno (perborato o percarbonato de sodio) y de vinagre blanco para desengrasar y eliminar la cal.

CREAR TU CATALOGO

Selecionar uno de los catalogos Snaidero preparado para ti y personalizado con tu datos.

La creacion del catalogo requiere algunos minudoso.
Los campos marcados con un asterisco * son obligatorios.